martes, 5 de enero de 2016

Reseña: Ácido Sulfúrico.


S i n o p s i s

  Llegó el momento en que el sufrimiento de los demás ya 
no les bastó: tuvieron que convertirlo en espectáculo.


R e s e ñ a

A continuación una reseña corta para evitar cualquier tipo de spoilers...

  Como todas las novelas de Amélie Nothomb, Ácido Sulfúrico es una historia sencilla, entretenida y original hasta el final. Lo que tienen estos libros es que no hay sinopsis alguna en la contraportada o solapa, lo único que hay es una frase sacada del libro. A menos que te lo digan o que lo busques en internet, te sumerges en la lectura en ignorancia. No sabes ni siquiera de que trata la historia, es una especie de voto de confianza hacia la autora. De cualquier modo no creo que sea posible hacer una reseña sin dar algunos elementos de la historia así que, en resumen, el libro habla de un campo de concentración televisivo. Por si quieren saber más les dejo a continuación una sinopsis de internet (en gris para que los que no la quieran leer no se spoileen nada): 

  El último grito en programas televisivos de entretenimiento se llama «Concentración». Por las calles de París se recluta a los participantes de este reality show, que serán trasladados al plató en vagones como los que transportaban a los judíos durante el exterminio nazi y, después, internados en un campo. Ante las cámaras de televisión, los prisioneros son golpeados y humillados. Pannonique, una estudiante de gran belleza, es reclutada. Zdena, una mujer sin empleo, se enamora de ella. Una pareja fatal: la víctima y el verdugo.  Una historia que sirve como crítica de un mundo brutal, un mundo en el que incluso la denuncia del sistema pertenece al sistema.

  El libro tiene un narrador omnipresente que va contando lo que pasa en el entorno de los diferentes personajes: los guardias, los organizadores del programa, los prisioneros, el publico, etcétera. Se pasa de uno al otro muy de repente y en puntos cruciales, creando suspenso e invitando a continuar. Esto puede ser desconcertante al principio cuando no sabes lo que está pasando pero se vuelve más y más útil mientras avanzas. Otra de las características de la narración es que no dice todo. Mucho de lo que pasa los tienes que descubrir por deducción. Los espacios blancos dicen más que las letras. Son cosas lógicas que ni siquiera tienes que pensar: simplemente entiendes. Pero esto quiere decir que no todos vamos a entender la historia de la misma manera. 

  Los personajes son sencillos y cumplen su función. Es gracias a las MUY marcadas personalidades de estos que la historia toma forma. Al principio parece que cada uno de los personajes son una sola cosa: los buenos y los malos, los listos y los tontos, los bonitos y los feos. Lo blanco y lo negro. Pero la historia desarrolla poco a poco a los diferente personajes para que al final el lector quede sorprendido. No sé ya cuantas veces he mencionado lo importante que es que las cosas no sean solo blancas y solo negras pero el punto es que este libro hace justo eso. No solo los personajes funcionan de esta manera, todo el libro es así. Primero parece una larga descripción que no lleva a ninguna parte pero luego...las cosas cambian. 

  El libro es corto, muy corto, así que se lee rápido. Sin embargo, en ningún momento parece ir demasiado aprisa u olvidar elementos por ello. De hecho, como la historia puede ser medio dura a veces y además invita a pensar y a crear uno mismo el libro en los espacios blancos, creo que si el libro hubiera sido alargado se volvería muy pesado, y por consecuente, no tan entretenido. Creo que lo que tienen de especial los libros de Amélie, es justo esto: son para un momento, para una pequeña pausa entre dos lecturas mayores. Sin dejar de ser por ello buenos libros que merecen atención y reflexión. Una muestra clara de que el tamaño no es lo que hace un libro bueno o malo. 

¿Lo recomiendo?  Ya con el Estupor y Temblores había descubierto lo maravillosa que es esta autora pero ahora que ya he leído más de ella (más reseñas de sus libros muy pronto) me considero su fan oficialmente. De entre todos esos libros que he leído, Ácido Sulfúrico ha sido uno de mis favoritos pues toma algo que no parecería muy "grande" para crear algo enorme. 



-Julia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Te ha gustado mi blog o esta entrada? ¡Comenta! ¡Si no...TAMBIÉN! Pero por favor se respetuoso. Gracias.