martes, 29 de noviembre de 2016

Re-reseña: El Hogar de Miss Peregrine para Niños Peculiares.

  Una de las reglas de las re-reseñas es que no lea la reseña anterior para no verme influenciada por la Julia del pasado, pero para los demás AQUÍ les dejo la primera reseña de esta novela.

  Releer un libro es una experiencia de lo más...peculiar. Y es que durante años me rehusaba a releer cualquier libro pues pensaba "¿para qué?". Pero ahora sí me gusta: es como tener un déjà vu continuo, pues todo lo olvidado regresa como si siempre hubiera estado ahí, como si olvidarlo fuera imposible.  

  Miss Peregrine (como lo llamo de cariño) es un libro que leí por ahí del 2013, lo que convierte en una de mis reseñas más antiguas, y por consecuente, una pésima de las más malas. No me había dado cuenta de las muchas cosas que se me habían olvidado sobre este libro con el tiempo hasta que mi maestra de inglés (Hi Mdm!), que lo estaba leyendo, me empezó a hablar al respecto y yo no entendía... Además para hacer un buen "De libro a película" tendría que tener fresca tanto película como libro, por lo cual tampoco era mala idea releer el libro justo ahora.

  Una de las pocas cosas que sí recordaba de mi primera lectura del Hogar de Miss Peregrine para Niños Peculiares era la decepción que sentí al acabar de leer el libro. Decepción pues esperaba que fuera un relato más obscuro, más creepy. Me había dejado llevar por las fotos, creo yo. Esta vez ya sabía que no tenía que esperar eso, y por ello me encontré con cosas que
no había notado la primera vez, y por ya no buscar lo que nunca encontraría, la decepción no llegó esta vez. Sin duda lo disfrute más.

  Una de las cosas que note es que Jacob es un personaje con sentimientos y emociones, y que el autor hace de estás uno de los puntos más importantes de su personalidad. Tiene miedo, dudas y angustias. Sí, es muy al estilo cliché del adolescente que se siente solo en su aburrida y normal (aunque todos sabemos que siempre resulta exactamente lo contrario) vida, pero tampoco se siente taaan forzado en conjunto y al final no queda mal. Pues conserva la sensibilidad del personaje hasta al final y no se le usa simplemente para desarrollarlo y cambiar totalmente al personaje al final pues su yo de antes estaba mal. Es decir que, a pesar de volverse más valiente y fuerte conforme la historia avanza como sería el caso del típico cliché, la emotividad del personaje lo sigue pues es parte de él, no algo que lo haga menos, es sencillamente como...su nariz.

  Es cierto, que aparte del detalle que mencioné antes, los personajes no tienen personalidades muy marcadas o desarrollada. No son todos iguales y se les reconoce (Enoch es más oscuro, Miss Peregrine más sería, Millard es Millard, etc.) pero las descripciones que hacen de ellos son mínimas. Lo que llegas a saber de ellos como lector es por deducción a partir de las acciones y es por esto que al final, tu creas a los personajes hasta cierto punto. 

  En si, toda la historia es bastante plana, no haya algo que sobresalga durante la lectura, todo es una linea recta. Superficial. Esto hace que un libro que, sinceramente tiene una muy buena idea guía, sea un libro regular por la forma en la que es tratado. Lo que quiero decir es que, no está mal, pero pudo haber sido mucho mejor. 

  No es cierto, hay unas cosas que sobresalen. La primera, los poderes de los niños, las "peculiaridades". Claro, están los clásicos como el fuego y el invisible. Pero también hay talentos poco o nunca vistos. Y esto no sólo hace único y original al libro, compensando bastante lo plano del resto, sino que nos manda a mi segunda característica sobresaliente: la experiencia post-lectura.

  Normalmente acabas un libro y ahí fue, ya no más. Sin embargo hay libros que te invitan a seguir imaginando, no lo que sucederá después pero más bien en paralelo. Inventar otras peculiaridades, otros bucles, otros personajes. Lo que hace el autor y que da valor de verdad a su libro es crear un universo totalmente nuevo que invita a la imaginación.

  De todos modos, por supuesto que te quedas pensando en lo que va a pasar a continuación. La primera vez que leí el libro no sentía esta curiosidad, pero la segunda vez sí... No sé muy bien la razón. Igual es gracias a la película que lleva un poco más allá de dónde acaba la primera parte de la serie de libros. (Y yo quiero saber que tanto se inventaron de eso y que tanto sí viene el libro... No me digan, quiero averiguarlo yo misma.) Tengo tantas preguntas, la mayoría son técnicas, pero espero que los libros que sigan me las puedan responder.

¿Lo re-recomiendo? Tras una lectura más detenida de EL Hogar de Miss Peregrine para Niños Peculiares puedo decir que sí recomiendo el libro. Es verdad que no es una obra maestra, pero es una historia original para pasar un buen rato, un rato divertido. Pero sobre todo por la manera en que despierta la creatividad creo que el libro vale la pena. Además tengo la esperanza que la historia mejore en los próximos libros, ya que siento que este es bastante introductorio y hay más cosas que descubrir. Así que le doy 4 jaulitas... En vez de estrellas porque me creo bien original.



- Julia.

jueves, 17 de noviembre de 2016

Reseña: Diccionario de Nombres Propios.

No, no estoy reseñando literalmente un diccionario con nombres para bebé.

S i n o p s i s

  El destino de la niña Plectrude, nacida en prisión de una madre de diecinueve años que asesinó a su marido semanas antes de dar a luz, será el de una lucha contra la compulsión a repetir el destino maldito de su madre. Criada con la familia de una tía, destaca enseguida por su belleza salvaje, por un don casi sobrenatural de seducción que hace caer a sus pies a cuanto ser se cruza a su paso. Con la excepción del chico que ella ama. Esta novela muestra cómo Nothomb combina dos capacidades sorprendentes: la de inventar historias a una velocidad casi mayor de la que cualquier escritura pudiera seguir y la de tener un control completo de su materia, como si cada una de sus novelas fuera una pieza dentro del vasto mundo que su obra está destinada a representar, como una comedia humana del siglo XXI.

R e s e ñ a

  Robert des noms propres es el último libro de Amélie Nothomb que he leído. Y a pesar de que cada libro que leo de esta autora es un placer total y siempre se sitúa entre los libros que más me gustan, éste llegó a ser no solo eso, sino que uno de los libros que más me han gustado de entre los suyos. 

  Lo que tiene esta novela es lo bien que mezcla las características de otros libros de Nothomb para crear equilibrio. Tiene la parte obscura casi demente y creepy de otros, tiene la originalidad de la historia y su extravagancia. Mezcla ligero y pesado, haciendo la lectura fácil y fluida pero sin perder fuerza en ningún momento y evitando así los altibajos que hacen que el lector pierda el hilo de lo que está leyendo. 

  Esta vez lo que más me gustó fue los personajes, pero sobre todo sus descripciones, o más bien, la falta de ellas. Como lo dice la sinopsis, todo el tiempo se habla de la belleza aterradora y desconcertante de Plectrude. Y sin embargo, jamás se le describe completamente: los ojos son nuestra única pista. Lo que permite esto es que cada quien se imagine lo que considera gran belleza, y se hace de forma automática. Y ese es solo un ejemplo, pero cada personajes funciona de la misma manera. La falta de descripciones no le quita nada de nada, más bien le da un toque extra de originalidad. 

  Además, al tratar los ojos de Plectrude como el rasgo más importante también se le da su imponente personalidad a la protagonista: misterio, poder, y la magia que la rodea. Es el ejemplo perfecto de los ojos como espejos del alma. Y esto se une con el nombre, un nombre que no tiene nada de común, pero sí que desborda personalidad. Sí te hablan de alguien de extrema belleza llamado Plectrude, ya sabes mucho sobre ese alguien sin darte cuenta, ¿verdad? De todos modos, si con esto no es suficiente, el relato nos permite verla crecer y así darnos cuenta de sus virtudes, pero también de su lado no tan bonito y los defectos que rodean su vida.

  Asimismo está todo el tema del ballet. Sinceramente creo que queda (de nuevo) muuuy bien con todo el tema del libro y la mezcla de sensaciones que da: es un arte de delicadeza, mezclado con exigencia y necesidad de mucha fuerza. No está metido solamente porque sí, ayuda a mover la historia y mostrar la evolución de los personajes y las locuras de cada uno. 

  Un libro con un principio tan fuerte como el de éste necesita un cierre a su nivel. Lo tiene. Al final, estas siguiendo tan de cerca la historia de esta niña/muchacha que se te olvida sobre lo que en realidad va la historia, hasta que pasa...eso. Un final que termina en un santiamén, un final que ya conoces y que de todos modos te sorprende y llega como un pequeño shock, un golpe. Es tan veloz que al acabar el libro sigues dentro de la historia y el gusto que te deja es el exacto.

¿Lo recomiendo? Si tuviera una bolsa metería a Ácido Sulfúrico y Diccionario de Nombre Propios juntos, no por la historia, pero por la forma en que se van construyendo y las sensaciones que dejan al lector. Ambos los recomiendo. Además, como las otras obras que he leído de Amélie, son libros cortos que permiten pasar un buen rato lleno de emociones y reflexiones.



- Julia.